PERIODISMO PORTATIL

El Periodismo Portátil nace, con ese nombre, en el otoño de 2000. Entre sus postulados se anuncia que “la noticia es la anécdota y la anécdota la noticia”. El periodista portátil no busca dar el golpe noticioso, tras el cuál corren millones de reporteros, sino que pretende dar El gran golpe: que le permita quedarse para sí con un valioso botín.

En el Periodismo Portátil es fundamental el equipaje de mano: aquella valija que se permite cargar en una cabina de avión, y en la que se lleva sólo lo indispensable. Por eso, tanto en su práctica como en su enseñanza, quedan descartadas todas las estructuras que dificulten la movilidad.